TEMA 1
Concepto de planificación educativa. Importancia, significado y su relación con
la evaluación. La evaluación: Definición, principios, tipos y modalidades, Contextualización y Delimitación del Problema.

 

 

 

La discusión de este tema es compleja por cuanto se intenta vincular la
planificación educativa y la evaluación con el desempeño del docente. Para ello, se parte
de algunos conceptos sobre la temática que se aborda.

La Planificación Educativa es un proceso mediante el cual se determinan las metas
y se establecen los requisitos para lograrlas de la manera más eficiente y eficaz posible.
En ese proceso se trata de racionalizar la acción en una pauta temporal, en función del
logro de fines bien definidos que se consideran valiosos.

La planificación educativa se caracteriza por ser estructural y dinámica.
Estructural, porque es un todo organizado en el que cada una de sus partes cumple una
función específica e interactúa y se complementa con las otras. Dinámica, porque debe
tener suficiente flexibilidad para admitir las modificaciones que fueren necesarias.
En consecuencia, si aspiramos una buena planificación debemos determinar con
precisión los objetivos y las diversas opciones para conseguirlos y los posibles
contratiempos, así como su resolución; este proceso es continuo y no se refiere solo al
rumbo que se debe tomar, sino también a la mejor manera de como llegar o lograr los
objetivos propuestos. De allí la importancia de ser visionarios cuando hacemos
planificación educativa pues, ello nos facilita definir las estrategias a seguir y por ende
estar seguros en lo que hacemos y no improvisar.

En todo el proceso de planificación esta presente la evaluación. Para ello es
importante analizar las diferentes concepciones que existen sobre el tema. Fuentes,
Chacin y Briceño (2003) plantean que las concepciones sobre evaluación se han
producido en una línea del tiempo que van desde la era precientífica, la antigüedad,
la edad media, la era del renacimiento hasta llegar a la era moderna y postmoderna.
El reconocer la evolución del concepto de la evaluación es fundamental para
los docentes por cuanto ello es determinante para asumir enfoques y concepciones
sobre los diferentes procesos que están implícitos en la toma de decisiones sobre el
acto de evaluar.

Desde ésta perspectiva, se plantea que la evaluación es un tema controversial
porque involucra sentimientos, ideologías y percepciones del docente para interpretar
la realidad del acto educativo en el que están inmersos diferentes actores como son
los estudiantes, facilitadores, comunidad, directivos y todos aquellos entes que en
una u otra manera forman parte del sistema o subsistema en el cual se desarrolle la
evaluación.

La evaluación educativa supone una forma específica de conocer y relacionarse
con la realidad, para tratar de favorecer cambios y mejoras en la praxis docente, lo
cual incide en la trasformación y practica que supone el establecimiento de interrelaciones
culturales, sociales y políticas en el contexto en que se actúa.
Fuentes, Chacin y Briceño (opcit) plantean que la práctica de la evaluación
educativa implica asumir la misión educativa de las instituciones en el siglo XXI en
cuanto a: Aprender a conocer; aprender hacer, Aprender a vivir en armonía con otros y
con el ecosistema, Aprender a ser y Aprender a crear. (pag.48-50)
Señalan así mismo que para interpretar el concepto sobre evaluación educativa es
importante discernir sobre el conocimiento, el aprendizaje, el propósito de la educación,
el significado de la independencia y las bases de las opciones del alumno, visto estos
desde el modelo de diseminación y de desarrollo.

Las autoras antes señaladas, indican que la evaluación esta conformada por un
conjunto de principios, tipos y modalidades y establecen que las estrategias o
instrumentos utilizados por docente dependen de los contenidos a enseñar, sean estos
declarativos o conceptuales, procedimentales y actitudinales. Para cada uno de ellos,
establecen un conjunto de estrategias de evaluación e instrumentos que pueden se
aplicados en diversos momentos del acto educativo.

-  Contextualización y Delimitación del Problema

Desde hace muchas décadas se ha considerado la planificación como estrategia de organización, bien sea en la estructura social, política, económica, educativa y en todos los ámbitos imaginables que incluyen la vida del hombre. Es por ello que es considerada para alcanzar el éxito, en cualquier escenario, es necesario planear acciones en su búsqueda.

A nivel educativo la planificación se ha constituido en un aspecto primordial del éxito o del fracaso tanto del alumno, como del maestro y por lo tanto del sistema. En este orden de ideas, el Estado orienta políticas educativas, que van desde una planificación macro a una micro, las cuales responden a sus intereses, determinando estrategias para garantizar su cumplimiento y requiriendo de una evaluación de las planificaciones que permita evidenciar que el proceso y los resultados se manejan en los términos esperados.

Sin embargo, es tarea del docente dar cumplimiento a estos planes y ejecutar las políticas educativas del Estado, pero en muchos casos esto no ocurre en la realidad, pues es frecuente conseguir maestros que actúan pedagógicamente sin planificación previa, olvidando el propósito educativo, tal como lo expresa Lanz (1996) al referirse que en Venezuela a pesar de intereses gubernamentales, la planificación educativa ha carecido de un seguimiento sistemático y efectivo que garantice la dinámicaescolar, lo cual se refleja en el cumplimiento, cumplo y miento, para satisfacer requisitos administrativos aunque no se ajuste a la verdadera práctica pedagógica ni respondan a las necesidades e intereses de los alumnos o a un proceso autorreflexivo por parte del docente, quienes entonces han venido planteando planificaciones informales a modo de seguimiento de instructivos, manuales o normas, con interpretaciones subjetivas como un intento de comprender a los alumnos, el contenido y los ambientes, convirtiéndose en un experimento no sistematizado y poco vinculado con la administración escolar, en una tarea estéril y tediosa que lejos de facilitar la labor educativa la sobrecarga al no responder a la realidad y no beneficiar al alumno en su atención integral.